García Pena opina sobre el programa radiofónico uruguayo “Malos Pensamientos”

uruguay-map-78-x-80

Nuestro colaborador en Uruguay, José Javier García Pena, remitía a nuestra redacción la carta enviada al programa de la  radio uruguaya “Malos Pensamientos” y en la cual exponía al presentador de dicho espacio  radiofónico, lo que transcribimos íntegramente a continuación:

Apreciado “Orlando” (quisiera dirigirme a ti por tu verdadera filiación, que desconozco):

Desde largos años soy seguidor de tu creación radial.

Al principio, por mi actividad, te escuchaba durante todo el desarrollo de la misma, esperando, con verdadera impaciencia, la hora de comienzo. Hoy, por la misma razón, sólo te puedo escuchar casi a diario pero esporádicamente, en lapsos que no superan los sesenta minutos, privándome, muchas veces, de saber el desenlace de tu “buque insignia”: La mano.

Tengo gran estima por tu tarea radiofónica, en la cual te considero un verdadero innovador, removedor de conciencias, inteligentísimo extirpador de hipocresías, conocedor del alma humana, insuperable conductor, un creador, con un singular sentido del oportunismo humorístico, el cual te permite reírte de ti mismo, pero sólo de ti, de tu monda cabeza: jamás permitís que tu vida privada forme parte del show que creaste y al que, por tanto, estás expuesto. Completa esta sumaria descripción, la dote menos popular, pero no por ello menos importante: excelente hombre de negocios

En tu faceta televisiva… ya es otro el cantar.  Casi todas las virtudes anteriores quedan sin efecto.

No sé si la culpa es del libreto, de la temática, de quienes te rodean, no lo sé. Pero el resultado global es, y  perdóname  la sinceridad,  MALO.

Te hago toda esta introducción que pretende demostrarte mi aprecio por tu labor, para entrar, a posteriori, en el tema que me movió a escribirte.

Hace algunos días, con motivo del triunfo español en la Eurocopa, contactaste a una joven uruguaya con seis años de residencia en España, luego de haber probado suerte en Italia, donde la misma le fue esquiva.  Durante el contacto telefónico, preguntada o no sobre sus sentimientos sobre la tierra que la acogió, ella agradecida y eufórica dijo de su gran amor hacia España, en cuyo seno se sentía una española más, pero afirmando su irrenunciable orgullo y amor por nuestro país.

A la pobre, por confesar sus sentimientos le cayó una nutrida andanada telefónica de improperios absolutamente inmerecidos, por tanto injustos.  Incluso tú no demostraste gran comprensión, aunque sí respeto, por sus opiniones.

Y  es, por ahora, éste el tema en que me quiero centrar: el de la emigración, el desarraigo y el mismísimo y siempre mal enfocado  ARRAIGO.

En este tema tengo para dar, prestar y enseñar, porque conforma el cien por ciento de mi periplo vital.

Soy español, mi nombre es José Javier García Pena, nací en Sada – La Coruña el 29 de Julio, (el mes de Maracaná) de 1950.   Pisé tierra uruguaya  a la hora 10:00 del frío día 10 de octubre de 1960.

Terminé de educarme, crecer y ARRAIGARME en URUGUAY.

Al año de llegada no había la mínima  diferencia entre un uruguayo y yo, ni en el habla ni en las costumbres, porque ya sentía mi nueva tierra como la siento hoy, y me había asimilado a su latir:

Conocí el tango, Gardel, las murgas, los tablados barriales, la vuelta ciclista, Don Carlos Solé.

Fue aquí donde hallé gente maravillosa, como la señorita Libertad, mi maestra de 3er año y su señora madre , por entonces Directora de mi querido Colegio Nueva  Pompeya, conscientes de mi atraso con respecto al programa escolar nacional, lograron que adelantase un año , dándome clases de 4to año en su propio domicilio, gratis y en pleno verano! Ellas me enseñaron la asignatura más valiosa en mi vida: la solidaridad. ¿Cómo olvidarlas?

Cuando escucho que a los sudamericanos en Europa y más precisamente en España, les llaman Sudacas, me duele porque refleja el mismo grado de imbecilidad, xenofobia e intolerancia que hallé también aquí, por parte de una minoría que no vale la pena tener en cuenta:   esos malos momentos  le sirven al espíritu abierto para enriquecer su visión de la multipluralidad. Unos pocos desubicados no empañarán la nobleza de todo un pueblo solidario.  Así mismo, los crueles chistes racistas, de los que se hacen en España  y de los que yo mismo he sido blanco en el Uruguay, no hacen más que enlodar la propia imagen de quién los hace, por aquello de que: “No agravia quién quiere sino quién puede”

En cuarenta y ocho años de escuchar  cientos y cientos de cuentos de gallegos (los mismos que en Brasil se aplican  a los portugueses y en Norteamérica a los polacos), TODOS, TORPEMENTE, TOCABAN LOS REMANIDOS TEMAS DE NUESTRA SUCIEDAD, BRUTALIDAD, TACAÑERÍA Y, SOBRE TODO, NUESTRA ABSOLUTA FALTA DE INTELIGENCIA.

Tal vez, sólo tal vez, hubiese algo de razón en el trasfondo de todo ello, y no me hace sentir orgulloso… PERO JAMÁS, NI  POR EXCEPCIÓN, pudieron hacer ni uno solo, que nos tratase de ATORRANTES O LADRONES. Y  eso sí lo tengo a timbre de gloria.

Los uruguayos, en su enorme mayoría, además de cultos, son respetuosos de los derechos ajenos.

A nivel nacional o internacional, nuestros juristas y hombres de letras  han dictado cátedra en los foros más importantes del orbe como Justino Zabala  Muñiz, Rodó, o Enrique Iglesias (hispano-uruguayo), y su pensamiento preclaro fecundó  páginas de referencia universal .Ellos y otros como ellos son el sustento moral y cultural que define al alma nacional.

Los buenos para nada,  abyecta  minoría que denigran a sus semejantes foráneos por el sólo hecho de serlo, no merecen ser tenidos en cuenta: la cobardía y la imbecilidad también forman parte del bagaje humano, y no hay pueblo que se ufane de no tener esas lacras.

Pero prosigamos con el  tema de fondo.

Cuando la joven contactada hizo referencia a la tremenda emoción que la sacude al  escuchar los Himnos Patrios  de las dos naciones que ama, no pecó  de traidora, como algún energúmeno la tildó, sino que resalta un alma  sensible, proclive al agradecimiento, idéntico al que yo siento por nuestro Uruguay

Mi madre me enseñó que cualquier pecado se  podría perdonar, menos la ingratitud.

Jamás te he escuchado ahondar, con quienes debieras, sobre las leyes migratorias. ¿Crees, acaso, que los países abren sin más sus puertas a cualquiera que desee entrar? Si es así te equivocas.

Y muy mal haría el que procediese así.  Mal con sus propios nacionales, ya que se crearía un caos que, de inmediato, ellos mismos reclamarían al gobierno pusiese coto. Mal para los propios emigrados, ya que serían víctimas de diversos abusos.

Sería bueno, como te dije, que te informaras en nuestra Dirección de Migraciones sobre los requisitos a cumplir por parte de aquellos que deseen ingresar  a nuestro territorio: te sorprendería el resultado de la indagatoria.    Por mi parte, y de primera agua, te cuento  que para ingresar al Uruguay, mi madre debió tramitar durante un año (de 1959 al 60) los permisos de tres hijos de 10 ,12 y 15 años más el suyo propio .Y no por eso sentimos  que nos discriminaban.

Entramos al Uruguay por la puerta grande de la solidaridad,  pero con los derechos que nos otorgaron los necesarios controles. .Gracias a ellos nunca tuvimos el mínimo inconveniente y desarrollamos nuestras vidas en nuestro adorado Uruguay, con sus luces y sus sombras, como la vida misma.

¿Cómp no vibrar con la celeste y blanca, por  la Avenida 18 de Julio, viendo pasar la urna con los restos de nuestro padre Artigas, rumbo a su emplazamiento definitivo, en SU mausoleo?

¿Cómo olvidar la emoción del retorno de la democracia en las esperadas gargantas de Los Olimareños, y mil vivencias más?

Jamás he vuelto a España. En Uruguay tengo casi  todo lo que amo con fervor primitivo, sin razonarlo, como creo que se debe amar: Esposa, hijos con sus parejas, nietos, hermanos con sus parejas sobrinos, primos amigos  José Artigas, el Himno, los huesos de mi madre, Carlos Gardel y el tango, “el viejo tango, estremecido de penas”              Y un pequeño solar en el cementerio del Buceo que, algún día, estrenaré.

Pero ni un solo día de mi vida he de dejado de recordar a la tierra que escuchó mi primer llanto de vida.

Por todo esto y mucho más, recurro a tu conciencia de hombre sensible, que sé que lo sós,  para que, en el futuro, no cometas, ni dejes cometer la terrible injusticia de dudar del patriotismo de nadie cuando sientas decir: también amo a otro país.

No estaría de más que desagraviaras a la buena uruguaya en otro buen contacto que hicieses.

Podemos tener diez hijos y amarlos a todos por igual. Es capacidad humana. Y sé de lo que hablo.

Con admiración  y respeto hacia tu persona se depide:

Javier García

P.D.: No te dejo ningún teléfono, no por temor, sino porque te conozco y no quiero formar parte de tu show.  No me interesa que lo publiques o no, sólo busqué darte otra versión de  ciertos hechos, totalmente objetiva. Sé que usás el cerebro.No es ocioso usar el corazón.

Anuncios

7 comentarios

  1. José Javier García Pena |Responder

    ¡Gusto en saludarte, Angeles !
    Fue muy grato contestarle a Manuel.
    Cincuenta años más tarde(se cumplirán en octubre) me trajo un pañuelo, un retacito de emoción genuina.

    En poco tiempo posiblemente, pondré a consideración de todos los gallegos,foto mediante, la tarea de descubrir el significado de una estatuilla gallega, que me sorprendió en Montevideo.
    No soy capaz de entender su significado.
    Pero no tengo la menor duda de que, entre todos, se lo encontraremos.
    Y lo de Don Isaac sigue más en pie que nunca. Todo será poco para desagraviar a nuestro noble paisano. Un gran abrazo
    Javier, de Pepita do Lameiro

  2. Hola querido José Javier, no se como agradecete tus palabras de ánimo, siempre estás ahí cuando me siento triste. !! Que cosas verdad !!, la vida nos da un sinfin de sorpresas , quien me iba a decir a mi que desde tan lejos entablaría una cordial amistad con un familiar de unos de mis mejores amigos, Amparito y Manolo Pena, tus primos.
    Manolo me pidió tu dirección de correo, como yo no la tengo lo remití a Sadadigital, pero he estado pensando, si a ti te parece bien que a través de esta organización te envien la de el y asi le darás una sorpresa.

    En cuanto a lo que dices sobre Isaac te lo agradezco un montón, y desde luego que le transmitiré tus palabras y por supuesto que el homenaje de este año tiene que ser de los buenos porque se lo merece.

    Antes de quitarle todas las posesiones él vivía solo en Santiago y aunque un amigo médico lo visitaba todos los dias él como buen gallego hacía con su salud lo que le daba la gana, era diabético aunque no tomaba tratamiento, tenia que mantenerse sólo con dieta, cuando lo echaron del I.G.I., se vino a vivir al Castro, estaba delgadito y caminaba con limitaciones , pero se defendía solo. Y como nó Mimina, su mujer, comenzó a cuidarlo, desayuno con mantequilla, mermelada, miel, y sus correspondientes postres, que le gustaban a su Isaac al cual adora, aunque están todo el día como el perro y el gato.( tienen los dos la misma edad)
    Nosotros veíamos que Isaac se dormia bastante pero cuando estabamos allí el estaba contento, despierto y coherente, por lo tanto creimos que al cesar la actividad que estaba desarrollando en Santiago, aquí se aburría, después de leer todos los periódicos y hacer unas cuantas cosas en su estudio, era normal, entoces empezó a dolerle una pierna, lo, llevaron al médico y le dió una crema, hasta que un dia empezó a encontrarse peor y sus hijos lo llevaron al hospital, allí debutó con una glucemia de 700,y aún así se mantenía consciente. ( es un gran luchador), cualquier persona habria ingresado en la U.V.I, con respiración asistida.
    Ingresó en una unidad de hospitalización como cualquier ciudadano normal, en una sala compartida con otro paciente, sin ningún favorotismo,( aunque yo podría haberle conseguido una habitación sólo para él y sus acompañantes), ni se me ocurrió comentarlo porque sabía la respuesta. Le salió una escara en una pierna que al ser diabético no le curaba. Ha estado mucho tiempo con un fisioterpéutica particula y ahora ya puede andar, subir y bajar escaleras, espero que en poco tiempo nos pida seguir con sus actividades, entonces le hablaré del Patronato, de ti ( aunque a ti ya te conoce) y al Patronato más, y entonces empezaremos como el año pasado a rendirle un homenaje, este año tiene que ser mejor por todo lo que lleva sufrido

    He visto las fotos, que tiernas son. No he tenido tiempo de leer los comentarios, pero lo haré en breve.

    Un gran abrazo . ángeles.

    inresó

  3. J.Javier García Pena |Responder

    Saludo con alegría tu intervención , Angeles.
    Me imaginaba que estarías ocupada con la salud de don Isaác.
    Por cierto , en el día de Las Letras Gallegas , en O Patronato da Cultura Galega de Montevideo, sonó su limpio nombre en el ambiente.
    Sería muy grato para él saber cuánto se le considera por parte de la colectividad gallega en Uruguay.
    Todos fueron contestes en alabar su labor y su valía artística y humana .
    Yo no dejé pasar la oportunidad sin mencionar los malos tragos que ha debido pasar en estos últimos tiempos.
    Te agradecería que se lo hicieses saber.
    No todo ha de ser ingratitud ,y será bueno para su espíritu recibir palabras de aliento.
    El proximo 22 de agosto será una fecha propicia para arrimarle un cariñoso homenaje en forma de palabras de reconocimiento y salutación en sus noventa años.
    Invito a todos , como tú lo hiciste el año pasado , con el beneplácito ,consentimiento y creatividad de Sada Digital, a sumarse a tan signiicativa fecha.
    Por mi parte cursaré una invitación, a plegarse al homenaje con su autorizada voz, a O Patronato.
    Un abrazo desde Uruguay, y mis profundos respetos a don Isaác Díaz Pardo. (En O Patronato hay una pequeña muestra permanente de cerámicas Do Castro.
    Sada y don Díaz Pardo están presentes)
    Ángeles: la verdadera muerte es el olvido.
    Isaác, por sus propia obra , se aseguró la inmortalidad.
    Javier García Pena, de Sada

  4. Querido J Javier hace tiempo ya que no nos comunicamos, no he estado muy animada estos últimos tiempos, Isaac ha estado ingresado y aunque ya está bien y la cosa tampoco fue grave, creo que por primera vez me he dado cuenta de que en cualquier momento dejará de estar fisicamente con nosotros, y el no quiere, y yo tampoco, eso es lo que me desarma, que el es un luchador impresionante y vive, cualquier otro en su lugar habria tirado la toalla, pero el no, el vive a pesar de la muerte y eso a mi me parte el corazón.
    cuando estaba en el hospital ( en el mismo en el que yo trabajo ) esperaba la visita de determinadas personas todos los dias ( Una de esas personas era yo )En varias ocasiones lo visitaban intelectuales, y altos cargos de diversos patidos políticos con los que conversaba animadamente, hasta que cualquiera de esas personas de su confianza entrábamos en la habitación, dejaba de intresarle la conversación y se le iluminaba la mirada, dejaba de ser el sesudo hombre importante para convertirse en el niño que recibe el mas codiciado regalo. Lo que me da miedo es que en un tiempo más o menos lejano dejaré de ver esa mirada. Sé que soy egoista ya que por lo menos tengo la suerte de poder contar con su cariño y su confianza, pero tambien soy humana y como tal una se aferra a lo que quiere, y puede perder.

    Un fuerte abrazo ángeles.

  5. Hola Ana Laura, bienvenida a Sada. Si has vivido en Barcelona todo este tiempo, notarás una inmensa diferencia, la vida en Sada es Tranquila y la gente es amable y generosa en su mayoría. No quiero decir que en Barcelona no sea así, de hecho una de mis mejores amigas es Catalana, ocurre que Sada es una ciudad muy pequeñita, aunque seguramente ya la conoces. J Javier tiene razón llegarás a querer este rinconcito. Pero si por cualquer razón no te encuentras cómoda, o cuando tengas tus momentos de morriña ( Que los habrá ), cuando te encuentres sola, Te brindo mi amistad, sólo tienes que decirlo a través de esta página y yo procuraré ayudarte.

    Un gran abrazo. Nos encontraremos en este terruño mio que de ahora en adelante también será tuyo.

    ángeles otero.

  6. J.Javier García Pena |Responder

    Ana:
    compartimos el amor por las mismas patrias.
    Y sabemos de lo que hablamos.
    Te agradezco tus palabras y me alegra saber que en poco tiempo respirarás los aires de mi amada Ría, como yo los de nuestra hermosa y adorada rambla montevideana.
    Cuando era niño, recién llegado , solía ir a la playa Buceo o Pocitos y mientras lloraba de nostalgia o “morriña” (como aprenderás a llamarle ahí al dolor de ausencia) me decía a mí mismo : “-Esta misma agua que moja mis pies, besa , sin interrupción, mi tierra gallega-“.
    Y la morriña se me hacía más soportable.
    Ana: si algún día , en Sada , te sentís especialmente triste, repetí mi experiencia infantil.
    Tal vez el océano se te haga más puente y menos barrera.
    Quizás te interese leer el artículo Inmigrante, en esta misma sección.
    Mucha felicidad en Sada.
    ¡Ya verás cuánto llegarás a quererla!
    Un abrazo reforzado, de doble nacionalidad.
    J.Javier García Pena

  7. Apreciado José Javier:

    Verdaderamente debo felicitarte tu carta ha sido el fiel reflejo de lo que pasamos los que emigraron hacia america como los que tuvimos que emigrar a europa.
    Vivo desde hace 8 años en barcelona, catalunya, dentro de 1 mes me traslado a vivir a Sada con mi familia.
    no somos traidores por querer a otro país como a nuestro uruguay, aquí he pasado mucho, he conocido mucha gente que mne ha ayudado, que me ha abierto las puertas de su casa, y me han ofrecido su amistad,aquí nacio mi hija y por ende esta es su tierra y la mía tambien.
    me emociono a escuchar ambos himnos, y añoro mi paisito, el carnaval, la murga, el tablado, el canto popular,etc. pero tambien he aprendido ha disfrutar de la castañada, de las fiestas del pueblo, de la sardana y seguramente de muchas otras cosas pintorescas que pueda encontrar en Galicia.
    El desarraigo es una experiencia dolorosa y triste no todos lo superan.
    He de decirte que amo España igual que uruguay, cada uno es parte de mi historia de vida.
    Desde la madre patria al paisito mi mas sincero agradecimiento por tus palabras que no son mas que el fiel reflejo de la realidad de un emigrante.
    un abrazo
    Ana Laura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

PAZO DE MEIRÁS

Resúmenes de Sada Digital

Sada Digital

Crónicas de la Villa

A %d blogueros les gusta esto: